Etiquetas

, , ,

Queridos lectores, hoy quiero ser un testigo de esta experiencia radical que cambió mi vida, una vivencia única, irrepetible, de la que hoy quiero que ustedes hagan parte.

Primero les voy a contar un poco de mi historia personal: Yo era un pobre diablo, como cualquiera de ustedes. Trabajaba en una oficina con una corbata de colores planos, con trajes grises y aburridos, como todos los que hoy están leyendo este testimonio. Estuve en áreas comerciales, administrativas, atendí llamadas de call centers y serví cocteles en bares. Queridos lectores, mi alma estaba llevada por los infortunios de la falta de oportunidades, por la mala situación económica y por el alcalde comunista que gobierna nuestra ciudad.

Pero esperen, no se inquieten, hoy en mi testimonio quiero comentarles mi actual situación. En mi parqueadero descansan dos BMW’s fucsias, una Ducati con la bandera de Colombia pintada y un hoverboard que adquirí por la donación de 20.000 dólares a un proyecto de una kickstarter. Vivo en un apartamento en la cabrera, en el que la puerta del ascensor da a mi sala con obras de todos, artistas famosos: Botero, Romero Britto y Andy Warhol ya son parte de mi colección. Usted, lector, que es tan culto y sabe lo que quiere decir eso, también querrá saber que cada dos meses departo con las gentes más distinguidas del mundo empresarial, en lujosas embarcaciones con comida exquisita, música de altísima alcurnia y ropa muy inclusive.

Hoy les vengo a hablar de un estilo de vida, de una oportunidad que a todos nos puede cambiar el rumbo vital. Esta oportunidad única en toda nuestra existencia, llega a nosotros por una fuerza sobre natural que nos sobrepasa, que vive en cada uno de los seres de este planeta la posee, esta fuerza nos levanta todos los días y nos devuelve a nuestros seres amados cada vez que salen por la puerta de la casa: Esta fuerza es el Éxito, señoras y señores. Sólo el éxito, esa posibilidad innata con la que el hombre es concebido bajo la bendición de la voluntad y el impulso, esta fuerza nos hace estar en oportunidades únicas en la vida.

Después de esta introducción querrán saber, cómo hoy conozco el poder del éxito: Nuestra casa se llama Herbalife, este es nuestro hogar, nuestra piedra angular, la fuente del conocimiento y de todo lo que nos merecemos. El día que conocí Herbalife, no llevaba la corbata con motivos florales que llevo hoy y mi mujer era bajita, sin sus Manolo’s. Pero aquí crecí, aquí me he formado como persona, adquirí valor en la sociedad, dejé de querer entrar a una tienda y ver el precio de la ropa, querer ir a un restaurante y no ver el precio de la comida, hoy puedo darme el lujo de ostentar una posición respetable en la sociedad.

Si a usted también le interesa dejar de preocuparse por su futuro, no desperdicie esta oportunidad en la que lo desarrollaremos profesionalmente y le daremos el chance de poder vivir como los demás nunca podrán. A través de un kit de productos recomendados 100% por la sociedad colombiana de nutricionistas, con garantía de devolución si no se cumple con las expectativas que desea. Con estos productos usted podrá desaparecer los males más grandes que agobian a nuestra sociedad: La calvicie, la gordura, la celulitis, la guerrilla, la insolvencia económica y el más grave de todos, la pobreza. Lo único que debe hacer, es expandir el mensaje del éxito entre sus conocidos, que adquieran el kit del éxito por tan solo setecientosmil pesos y a partir de ello, seguir expandiendo la palabra de verdad y justicia que todos nos merecemos.

Quisiera que después de leer esto, hablaran con Clarita y José, las dos personas quienes orgaizaron la reunión en la que yo me volví miembro. Ellos ya son Head Master of Puppets Diamond, dos cargos abajo del CEO de la empresa y solo llevan cuatro años en este negocio. En este momento su sueldo es 35 millones de pesos y lo único que tienen que hacer, es levantarse a ver a Jota Mario Valencia en las mañanas, rascarse el ombligo y tomar champaña hasta que la desidia los lleve a la lectura de Bukowski y puedan compartir frases en internet mencionando el sinsentido del dinero.

Los dejo con esta gran oportunidad para superarse, para vivir una vida que otros no se atrevieron por no tomar el riesgo de lagartear a un nivel que Poncho Rentería temería y que algunos otros no fueron capaces, de dar ese salto al abismo de la cosificación humana en su máxima expresión, yo, que soy fiel testigo de esta, su casa, la casa del pan y del vino de reservas extranjeras, los entrego a la compañía de mi testimonio de vida.

Anuncios